Y tú, ¿sabes diferenciar pescado de marisco?

Y tú, ¿sabes diferenciar pescado de marisco?

Todo el mundo ha ido a comprar pescados y mariscos frescos en Valladolid más de una vez, pero hay muchas personas que no saben diferenciar con claridad los que pertenecen a cada grupo.

Ambos son esenciales en una dieta saludable, por eso hoy vamos a conocer los aspectos que los distinguen para que la próxima vez que compres pescados y mariscos frescos en Valladolid sepas identificarlos como un profesional.

Lo primero que debemos saber es que los mariscos no son pescados, ni viceversa. Esto es importante tenerlo claro, ya que es la principal confusión, pues bastantes personas piensan que todo lo que se encuentre en el mar y se pueda comer es lo mismo, y nada más lejos de la realidad.

El punto clave para diferenciarlos es que los que forman parte del grupo de los mariscos son animales invertebrados. De esa forma, podemos nombrar la siguiente clasificación:

- Crustáceos: tienen el cuerpo cubierto con un caparazón y patas, como las langostas, langostinos o camarones.

- Moluscos: tienen un cuerpo blando protegido por una concha. Tenemos mejillones, almejas, ostras o vieiras. Dentro de este grupo se incluyen los cefalópodos, que se distinguen por el gran desarrollo de la cabeza y la existencia de tentáculos. Por ejemplo pulpos, calamares o sepia.

Los pescados tienen varias clasificaciones, pero vamos a centrarnos en la que los cataloga en función de su contenido graso:

- Blancos: tienen una menor cantidad de grasas, por ello también se les llama “pescados magros”. Podemos nombrar algunos como bacalao, lenguado, merluza o pescadilla.

- Azules: son más calóricos, pero muy ricos en nutrientes, son también conocidos como “pescados grasos”. Por ejemplo la angula, atún, mero o boquerón.

Si quieres disfrutar de pescados y mariscos exquisitos, ven a visitarnos. En La Barquita de San Vicente llevamos más de veinte años ofreciendo productos con la máxima calidad, ¡compruébalo tú mismo!

haz clic para copiar mailmail copiado